Esta noche, los magistrados de las altas cortes decidieron elevar una voz de protesta para rechazar, lo que consideraron, un grave desplante por parte del presidente de la República, Gustavo Petro.

Para las 6 de la tarde de hoy estaba programada, en la Casa de Nariño, la posesión del magistrado de la Corte Constitucional Juan Carlos Cortés, y de la magistrada de la Sala Laboral de la Corte Suprema Marjorie Zúñiga Romero.

Todos los magistrados de las altas cortes acudieron a la cita, pues además habían sido invitados a una cena de cortesía con el presidente de la República Gustavo Petro.

Le recomendamos leer: Intenso debate sobre la Reforma a la Salud en el Senado

Lea también: Parejas homosexuales que adopten podrán elegir quién toma la licencia de maternidad

Pero Petro, que oficiaría de anfitrión, fue el gran ausente de la noche.

La ausencia del presidente fue recibida como un grave desplante, pues los magistrados, que llegaron a las 6, tuvieron que esperar casi una hora a que en Palacio resolvieran que los posesionara el secretario jurídico.

Los magistrados abandonaron rápidamente la Casa de Nariño, visiblemente molestos, y declinaron a una cena a la que estaban invitados junto al ministro de justicia.

Los juristas ya se encuentran estudiando medidas contundentes, como no asistir más a actos protocolarios en Palacio.

Algunos magistrados plantearon que, de ahora en adelante, ningún jurista sea posesionado en Palacio. Prefieren posesionarlos ante notario o ante testigos en sus mismas corporaciones.

Consultados sobre el desplante, sin precedentes, la secretaría de prensa de la Casa de Nariño aseguró que el presidente Petro no asistió a la cita, pues a esta hora continúa en Medellín, en una reunión con el alcalde Daniel Quintero, evaluando la situación de la represa de Hidroituango.