Son varias las denuncias por posible constreñimiento electoral en el hospital departamental, César Uribe Piedrahita, del municipio de Caucasia en Antioquia.

Denuncias a través de redes sociales dan cuenta de cómo funcionarios de esta institución estarían direccionando la votación para la próxima alcaldía, so pena de la no renovación de sus contratos.

“Gobernador (e) tengo pruebas de la presión que está ejerciendo una concejal, su esposo y un candidato a la Alcaldía de Caucasia para que los empleados del hospital llenen planillas con nombres y puedan mantener su puesto. Le ruego intervenir urgentemente”, reza uno de los mensajes.

Las denuncias señalan que una funcionaria del hospital estaría favoreciendo al candidato Leiderman Ortiz, quien en 2019 fue elegido como alcalde de Caucasia, pero su elección fue anulada por encontrarse inhabilitado para ejercer dicho cargo. Ortiz volvió a presentarse para esta elección atípica que se cumplirá el próximo mes de junio.

Le puede interesar: Dramático testimonio de policía que fue abusada y brutalmente golpeada en Cali

Otra denuncia se refiere al manejo de la pandemia en el hospital, que según anuncia la propia institución, llegó al 100% de su capacidad de camas de cuidados intensivos. Según versiones de algunos habitantes del municipio del Bajo Cauca antioqueño, las vacunas se entregan a los amigos de los políticos.

“Es que aquí en el hospital los que mandan son los políticos. Acá hace muchos años, hace mucho tiempo tiene descuidado al pueblo, acá no es posible acceder para una cita. Ni siquiera nos hemos podido vacunar, no nos dan cita para la vacuna del COVID-19 ni nada. Ni a las personas de 60 años, ni a las de 50. No hay vacuna para nadie. Aquí hay vacunas para los políticos, porque el hospital es de los políticos, no es del pueblo. Tengan claro que el hospital César Uribe Piedrahita es de los políticos y no es del pueblo”.

Un empleado del mismo hospital denuncia que les deben varios meses de sueldo. “Aquí en el hospital César Uribe Piedrahita nos tienen retenidos los sueldos, ya no tenemos ni con qué comer, con qué darles a mis hijos y a mi mujer, me tiene aburrido esta situación”.