Un niño de cuatro años era víctima de maltrato por parte de su madre y su padrastro, los cuales lo dejaban amarrado a una cama mientras se iban a trabajar en Madrid, Cundinamarca.

El menor también tenía un corte con vidrio en sus brazos, estaba amarrado de pies y manos, dejándolo solo por largos períodos de tiempo en una habitación.

Vea también: Con más de 113 mil cupos disponibles, Bogotá inicia proceso de matrículas 2021

El pequeño quedó bajo la custodia de sus abuelos maternos, luego que los vecinos alertaron a las autoridades sobre la situación.

La Policía encontró al menor en estado de desnutrición, maltrato físico y psicológico.

En lo corrido del año son más de 7.000 niños los que han sido víctimas de agresión por parte de su misma familia.