Dos días antes de morir por desnutrición, el ICBF en la Guajira llegó a la ranchería de la comunidad indígena Karraipure en Manaure, donde los niños como Carlos José Pushaina, se mueren de hambre.

Carlos José de 1 año y tres meses, fue diagnosticado con desnutrición severa e infecciones crónicas por lo que el ICBF insistió a la madre que permitiera el traslado del niño a un centro hospitalario pero ella y su abuela se negaron. Dos días después el menor falleció.

Pero la comunidad Wayúu asegura que la madre tenía miedo de aguantar hambre de nuevo y no recibir la atención adecuada para su hijo en la IPS, por lo que regresó a su ranchería.

“En el hospital atendieron al niño pero la mamá pasó inmediatamente a ser indigente, se alojó en la calle, dormía en la calle, la alimentación nadie se la daba”, indicó el líder Wayuú Armando Valbuena.

Publicidad

Por la desconfianza de los Wayúu en el Estado, dicen que prefieren encomendarse a la sabiduría tradicional.

Este año 30 niños Wayúu han muerto por desnutrición en La Guajira. Mientras tanto la justicia le dio un plazo de dos días al presidente Santos para crear un plan efectivo de erradicación de desnutrición.