Por lo menos cinco mil campesinos de los corregimientos de Puerto Rico y El Plateado se tomaron las montañas de Argelia, Cauca, para pedir el fin de la guerra que deja más de seis mil desplazados y un número no determinado de muertos y heridos.

La marcha campesina terminó en tragedia, los campesinos cayeron en un campo minado.

Son los campesinos de las entrañas de Argelia; salieron de varias veredas de El Plateado y Puerto Rico.

Se tomaron las carreteras pese a la presencia de grupos armados y decidieron pedir un cese en la cruenta guerra que enfrenta a tres grupos guerrilleros y el Ejército.

Te puede interesar: Bogotá: empieza discusión del presupuesto por $28.5 billones; listos los ponentes

Diego Papamija, líder campesino del corregimiento dice que la falta de cumplimiento de los acuerdos de paz es la principal razón de la guerra que hoy se vive en la región.

Aquí hace cuatro años hubo unos acuerdos de paz que se han firmado y hasta el momento no se han cumplido” afirma Papamija.

En medio de los cultivos de coca que crecen en las verdes montañas de Argelia, los campesinos llegaron hasta donde estaba un pelotón del Ejército.

Sonaron unos disparos y en medio de la confusión los campesinos cayeron en un campo minado.

Mira también. Cien líderes mundiales se comprometen a revertir la deforestación para 2030

El alcalde de Argelia, Jhonatan Patiño, calificó el hecho como una tragedia.

Es una tragedia lo que ha sucedido con estos campesinos. Cuando estaban buscando al Ejército caen en minas que los mismos grupos armados habían sembrado”, asegura.

Diez campesinos quedaron heridos.

Lastimosamente estas personas cayeron en un campo minado y una persona perdió la pierna”, reporta el alcalde Patiño.

Mira además: “Colombia está siendo destacada por liderar estrategias para enfrentar la crisis climática”: Duque

Mientras surcan las montañas del cultivo que les da para sobrevivir los campesinos piden paz.

Queremos paz y tranquilidad”, pide Hipólito Hoyos líder campesino del corregimiento de El Plateado.

Piden inversión social y a cambio de militarización, médicos y maestros.

Dicen estar dispuestos a cambiar los cultivos de coca, siempre y cuando el Gobierno cumpla con las promesas de sustitución.