La vicepresidenta de Colombia, Marta Lucía Ramírez se pronunció sobre la implementación de medidas para promover un consumo responsable de alcohol en los bares del país.

Jamás he afirmado ni sugerido que la Policía Nacional deba servir de conductor elegido, como erróneamente se ha querido informar a la opinión pública”, dijo.

Ramírez señaló que cuando la vida e integridad de una persona esté en riesgo, el uniformado de la Policía podrá trasladarla para su protección, por ejemplo, “cuando deambule en estado de indefensión o de grave alteración del estado de conciencia por aspectos de orden mental, o bajo efectos del consumo de bebidas alcohólicas o sustancias psicoactivas o tóxicas, cuando el traslado sea el único medio disponible para evitar el riesgo”.

“Reitero que nunca he dicho ni insinuado que los policías deban ser conductores elegidos porque, ni esa es su función, ni hay suficientes policías disponibles para encargarse del exceso de tragos de los ciudadanos“, manifestó.

Asimismo, buscan evitar que los restaurantes, bares y gastrobares suministren alcohol ilimitadamente a una persona que presente señales evidentes de embriaguez y de intoxicación y evitar que quede en esa condición de indefensión, “poniendo en riesgo su integridad, tal como sucedió en el caso de Andrés Colmenares y recientemente, con Ana María”.

El protocolo planteado procura ejecutar campañas pedagógicas, advirtiendo sobre el consumo responsable de alcohol, y la capacitación a personal de servicio para que haya una actuación de protección.

“En situaciones como la ocurrida, el mesero que atiende debería informar al administrador y solicitar a la persona y sus acompañantes el teléfono de algún familiar para informar su estado, o proceder a enviarlo en un servicio de transporte especializado a su hogar”.