Lo que comenzó con una fiebre de cuarenta grados terminó infectando a toda la familia Castro Álvarez con el virus del Zika a finales de diciembre de 2015. Dos niñas, un niño y los padres de familia fueron atendidos en el centro de atención médico de Cereté, Córdoba.

Los Castro Álvarez una de las primeras familias infectadas con el virus. Días después los niños y su esposa lograron controlar el Zika, pero a la cabeza del hogar le evolucionaron otros síntomas.

“Primero con la fiebre y el brote y de ahí en adelante empezó a sentirse paralizado completamente hasta llegar a que no me pudo decir ni una sola palabra”, contó Luz Stella Álvarez.

A Manuel Castro la EPS Saludcoop le habría negado traslado de Cereté a Montería y le tocó esperar quince días para ser atendido por sus nuevos síntomas.

Manuel Castro es uno de los mil casos que reconoció el presidente Juan Manuel Santos y el ministro de Salud Alejandro Gaviria de personas a las que el Zika se les convirtió en el síndrome de Guillán-Barré.

“Ahí comenzó esta epidemia a crecer, hoy registrado hay 25.645 casos, tenemos comprobados registrados”, informó el presidente Santos.

La directora del Instituto Nacional de Salud, Martha Lucía Ospina, dice que el gobierno ya registró tres muertos de personas que luego de padecer lo síntomas del Zika presentaron el otro síndrome.

“En este caso de las tres muertes estuvieron precedidas por el síndrome de Guillán-Barré pero no podemos afirmar de ninguna manera que mañana no tengamos otra muerte que no haya tenido Guillán-Barré”, indicó Ospina.

En Montería también se encuentra hospitalizado el señor Manuel Antonio Hernández, quién después de esperar atención médica por el virus del Zika se contagió de Guillán-Barré.

Naciones Unidas ha alertado a los gobiernos del mundo acerca de despenalizar el aborto cuando la madre tenga del virus del Zika.