Desde que fue cerrada por una operación del ICBF, los padres de los niños que atendía una fundación en Sopó, Cundinamarca, se han multiplicado las denuncias, que ya llegan al tema de los abusos sexuales.