El ingenio Riopaila-Castilla desmintió cualquier relación con el agricultor que invadió la laguna de Sonso y condenó sus prácticas. Éste, además de delitos ambientales, ahora tiene que responder por crímenes contra el patrimonio nacional.