A casi dos meses de la masacre de cinco jóvenes en el barrio Llano Verde, oriente de Cali, las familias y sus representantes legales están a la espera de los avances de las investigaciones que realiza la Fiscalía además dicen que no se ha hecho lo suficiente por detener al tercer implicado.

Desde el pasado 11 de agosto las autoridades buscan esclarecer lo que rodeó el vil asesinato de cinco jóvenes en un cañaduzal del barrio Llano Verde y aunque hay dos personas capturadas acusadas de participar en la masacre, aun no hay claridad ni rastro de la ubicación por la tercera persona, Gabriel Bejarano alias ‘El mono’ y por quien ofrecen $50 millones de recompensa.

Los detenidos Jefferson Angulo y juan Carlos Loaiza, no aceptaron los cargos por homicidio agravado en concurso homogéneo sucesivo con tráfico de armas y agravado sin embargo permanecen en una cárcel a la espera de su juicio de sentencia.