El expresidente de la República, Juan Manuel Santos Calderón reconoció este miércoles que subestimó la importancia de las redes sociales y las noticias falsas durante el plebiscito del acuerdo de paz en su país en octubre de 2016, y afirmó que es necesario que el público censure a quienes difunden «noticias falsas».

«Nosotros perdimos el referéndum por dos motivos: el cambio climático, porque nos golpeó un huracán criminalmente, que generalmente a Colombia no la tocan los huracanes, que nos quitó millones de votos, y en segundo lugar lo que llaman las ‘fake news’«, indicó Santos en una entrevista en Sharjah, en Emiratos Árabes Unidos.

Santos Calderón, se encuentra en Emiratos participando en el Foro Internacional de Comunicación Gubernamental (IGCF), donde ha sido uno de los invitados destacados.

«Las ‘noticias falsas’ tuvieron un gran impacto en tergiversar lo que realmente tenía el acuerdo (…), de manera que sí, yo subestimé el poder de las redes sociales y de las ‘fake news’. Infortunadamente, la tecnología y los nuevos medios han confundido, por ejemplo, la información con la opinión», agregó el expresidente colombiano.

Al mismo tiempo lamentó que «cada vez es más difícil de distinguir entre una y otra», y criticó a gobiernos e instituciones que no tienen límites en la presentación de hechos alternativos.

«Es necesario que el público entienda eso y que sea el propio público el que comience a censurar, no los gobiernos; yo soy completamente contrario a que los gobiernos interfieran en el control de los medios de comunicación», explicó el premio Nobel de Paz 2016.

Frente a esto, el expresidente se mostró optimista sobre la marcha de la implementación de los acuerdos de paz, aunque reconoció que el asesinato de líderes sociales «es tal vez lo más grave».

Publicidad

«El proceso va bien en el sentido de que ha venido avanzando, a veces con más lentitud que la que uno quisiera; el asesinato de los líderes sociales es tal vez lo más grave de lo que está sucediendo, pero en términos generales en un proceso tan complejo y tan ambicioso el balance es bastante positivo», aseveró Santos Calderón.

De acuerdo con el informe anual sobre Colombia de la Oficina de la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos (ACNUDH), presentado hace una semana, 108 defensores de los Derechos Humanos fueron asesinados en el país en el año pasado.

El exjefe de Estado afirmó que le gustaría «ver a un Gobierno mucho más apasionado y entusiasta con la implementación de los acuerdos» de paz.

«El Gobierno dice mucho que los está implementando, pero cuando uno va a la realidad se encuentra algo diferente en muchos aspectos, por eso yo quisiera ver un Gobierno más comprometido con la implementación del acuerdo», explicó.

Durante su intervención en la conferencia, Santos Calderón destacó la necesidad de ser transparentes en la información de Gobierno, advirtiendo sobre el precio que tiene en costos de reputación institucional, y advirtió sobre la importancia de cuanto ocurre en las redes sociales para la acción institucional.