Tatiana Orjuela, ciclista bogotana sub-23 de la escuadra Avinal-Carmen de Viboral y del equipo nacional, denunció ser acosada mientras entrenaba en una carretera del oriente de Antioquia.

Según cuenta la mujer en un vídeo, un motociclista que transitaba por la vía tocó sus partes íntimas.

“Veníamos terminado nuestro entreno cuando un señor, que iba en una moto, le pareció muy gracioso pegarme una nalgada, que casi me tumba de la bicicleta”, narra Orjuela.

También puedes leer: Pobreza extrema se ‘multiplica’ en Barranquilla: solo el 37% de los habitantes consumen tres comidas diarias

Con respecto al hecho, movimientos feministas se pronunciaron, mientras que ninguna autoridad lo ha hecho.

Nunca se pronuncian (las autoridades), y cuando una chica como esta -realmente de felicitar-, que es capaz de denunciar el acoso sexual que sufre en un momento en que está entrenando (…) un hombre se atreva a tocarle lo que quiera tocarle. Mientras uno no permita que lo toquen, no tiene porque tocarla. Las mujeres no somos propiedad privada de los hombres,  manifiesta Judith Botero, de la Red Colombiana de Mujeres por los Derechos Sexuales (REDEX).

La activista por los derechos de la Mujer continuó su declaración.

“Claro, eso es violencia sexual. Igual que los piropos; así no me toquen no me tienen porque estar diciendo cosas cuando voy por la calle. Eso es acoso, y no tienen porque acosarnos. Eso nos quita calidad de vida (…) Nos indigna, y ellos (los acosadores) se vuelven indignos también“, señala Botero.