Gracias a la mediación de la Defensoría del Pueblo y la Personería del Municipio de Tibú, se logró poner fin a la obstrucción de las labores de al menos 180 soldados del Ejército Nacional que se encontraban en la vereda ORU 7 del municipio de Tibú en el departamento de Norte de Santander (Catatumbo) adelantando labores del programa de erradicación de cultivos de uso ilícito, aseguró el defensor del Pueblo, Carlos Camargo.

“Como Defensor del Pueblo rechazo las vías de hecho y reitero la importancia del diálogo como mecanismo fundamental para lograr acuerdos entre las partes, siempre sobre la base del respeto por los derechos humanos de todos los ciudadanos, sin distingo de condición alguna”, recalcó Carlos Camargo.

Le puede interesar: Corte electoral de Brasil destituye por primera vez a un político por difundir noticias falsas

Durante todo el día, el equipo de la Defensoría adelantó las gestiones necesarias con la comunidad y con los oficiales a cargo de la tropa en el terreno para garantizar que la situación llegara a feliz término, con una manifestación unilateral por parte de las comunidades de retirarse del lugar y de no impedir el trabajo de la Fuerza Pública.

“Desde la Defensoría del Pueblo serviremos de garantes de los espacios de diálogo entre las comunidades campesinas de esta región del Catatumbo y las autoridades de los gobiernos municipal, departamental y nacional, con el fin que se avance en el proceso de erradicación gradual de los cultivos de uso ilícito, de la mano con los programas de sustitución que permita mejorar las condiciones de vida de la población”’, puntualizó el defensor.