Dos coronas fúnebres recibió un médico intensivista de la Clínica Adela de Char, municipio de Soledad, tras ser amenazado por familiares de una mujer que había muerto por covid-19 en esa localidad del área metropolitana de Barranquilla.

En la tarde le llegó la primera corona a urgencias de ese centro asistencial y al llegar a su casa encontró un segundo arreglo floral.

El médico irrumpió en llanto al llegar a su casa. 

Con la voz entrecortada, el médico, quien labora en la Unidad de Cuidados Intensivos dijo que lo acusan de dejar morir a una señora.

Publicidad

En medio del llanto el hombre dice que es imposible dejar morir a un paciente e hizo un llamado de auxilio al Gobierno nacional para que cesen las amenas a la misión médica.