En Colombia se estima que hay 350 mil profesionales de la salud, entre ellos 110 mil médicos. Todos estos profesionales son quienes se están preparando para enfrentar la emergencia generada por la pandemia del coronavirus, el COVID-19, que ya ha causado la muerte de más de 24 mil personas en todo el mundo.

Sumado a la falta de garantías laborales, ahora los médicos, enfermeras, auxiliares de la salud, reclaman garantías de seguridad personal para poder llevar a cabo su trabajo.

“No tienen equipo de tapabocas, gorros, guantes, zapatos… “, reclama en tono preocupado Roberto Baquero, presidente del Colegio Médico Colombiano

El problema es que esos insumos de protección personal para los médicos no se los están entregando en sus lugares de trabajo. Y sumado a eso, “solamente, desde el punto de vista de elementos de bioseguridad de un paciente de COVID-19, el costo ronda entre $900.000 y $1’100.000”, advierte Roberto Galván Morales, director administrativo de la clínica Medihelp.

“Y en la situación actual, al momento de dispararse el número y las hospitalizaciones, y frente a la situación financiera que vivimos en el mediano plazo, estaríamos muy apretados para atender a los pacientes del COVID-19”, agrega Luis Alberto Percy, director general Casa del Niño de Cartagena.

Por la precaria realidad de seguridad médica en estos tiempos de pandemia y por la crítica situación financiera que vive el sector, la Asociación Colombiana de Hospitales y Clínicas le envió una carta al ministro de Salud con diferentes peticiones para que adopte medidas que permitan garantizar la prestación del servicio condiciones adecuadas:

1- Elementos de protección personal (careta o gafas, guantes, bata antifluidos, tapabocas…).

2- Insumos para acompañantes de pacientes.

3-Alivio financiero para IPS que prestan otros servicios que hoy no son prioritarios.

4-Control a especulación de precios de insumos.

5-Aprovechar capacidad instalada de IPS.

6-Recursos para prima adicional a profesionales.

7-Reglamentación para teleconsultas y consultas virtuales.

Hoy, cuando el mundo entero se enfrenta a un enemigo que lo tiene en jaque, los médicos, entrenados para salvar vidas, también tienen zozobra y por eso reclaman garantías mínimas para ejercer su labor.

“Tenemos miedo, y más miedo si no tenemos los elementos necesarios para enfrentar la pandemia”, sentencia el presidente del Colegio Médico Colombiano, Roberto Baquero.