El presidente, Iván Duque señaló que no es momento para fiestas ni rumbas, y advirtió que si es necesario se aplicarán medidas más severas para evitar que crezcan los contagios de COVID-19.

Dijo que hay “cosas que no queremos que sigan sucediendo” y agregó que “hemos visto en algunas ciudades del país fiestas y rumbas”.

“Por supuesto, donde tengamos que aplicar medidas drásticas, lo haremos, siempre en función de contener el crecimiento exponencial de esta pandemia”, aseguró.

El presidente dijo que, “claramente, quienes deciden tomar ese camino de la irresponsabilidad, están poniendo en riesgo la vida de sus seres queridos y la de ellos mismos”.

“Algunas situaciones particulares han llevado a preocuparnos muchísimo”, y agregó que “aquí no hay lugar ni para fiestas, ni para aglomeraciones”, aseguró el ministro de Salud, Fernando Ruiz.

Por otro lado expresó que “las normas son absolutamente claras y los alcaldes también tienen la responsabilidad y la autoridad para contener cualquier desmán”.

‘No quisiéramos llegar allá, pero es muy probable que tengamos que tomar las medidas más drásticas para que exista disciplina social y que el distanciamiento físico sea real”, concluyó Ruiz.