21 de las 22 estaciones de monitoreo de del aire en el Valle de Aburrá amanecieron en color verde, lo que indica buena calidad sin concentraciones de partículas contaminantes.

Luego de varias semanas de contingencia ambiental, la transición de época seca a lluvias estaría finalizando, según autoridades.

Las poblaciones de Bello y Girardota, al norte del área metropolitana, era las que reportan un mayor nivel de contaminación.

Es de recordar, que desde el pasado 25 de febrero se han venido registrando altos niveles de contaminación, por lo que es de gran importancia este nuevo reporte.