El menor de 13 años, de la comunidad Embera, caminaba junto a un profesor en zona rural del municipio de Murindó, límites entre Antioquia y Chocó.

Ambos cayeron en una mina antipersona que produjo la pérdida de una de las piernas del niño.

“Plinio Dogarí Majoré de 13 años perdió su pierna derecha por mina instalada del ELN que desde enero amenazó a las comunidades del riesgo que corrían si salían de sus tambos”, dijo Wilfer Sánchez, vocero de la OIA.

La  organización indígena y la Secretaría de Gobierno de Antioquia repudiaron este hecho violento y pidieron que las comunidades sean excluidas del conflicto armado.

“En esta zona entre Antioquia y el Alto Baudó chocoano se presenta una difícil situación de orden público por enfrentamientos del Clan del Golfo y el ELN que hace 2 semanas tiene confinadas a más de 700 familias indígenas que quedan en medio del fuego cruzado”, dijo Rafael Blanco, secretario de Gobierno.