La menor de 15 años de edad recibió una fuerte descarga eléctrica al caerle un cable de energía en el barrio Santo Domingo, en el suroccidente de Barranquilla.

«Ella se sentó allá a hacer sus tareas. Yo salí. Iba doblando cuando sentí a todo el mundo gritar. Me di cuenta que la hija mía estaba ahí tirada en el suelo con la guaya de alta tensión tirada en el cuerpo», dijo el padre de la menor, Rafael Vitar.

Fueron desesperantes los momentos del padre de la menor por intentar retirar el cable energizado de su cuerpo.

«Yo corrí llorando al ver a mi hija que estaba ahí tirada, botando espuma, torciendo los ojos. Yo cogí un banco y le pegué a la guaya. Alcancé a quitarle la guaya y los amigos me ayudaron porque quedé sin fuerzas. Me agaché a pedirle a Dios por mi hija», relató el doloroso momento.

La empresa Air-e atribuye el hecho al mal estado en el que hace 50 días recibieron las redes de energía.

Publicidad
“Debido al deterioro de la infraestructura eléctrica que hoy día estamos recibiendo. Hubo un accidente con una adolescente y hoy estamos acompañando a la familia en todo su proceso”, dijo Jhon Jairo Toro, gerente general de Air-e, empresa que reemplazó a Electricaribe.
En el barrio, los vecinos esperan que la nueva empresa que distribuye la energía, reponga las redes averiadas que ocasionan este tipo de accidentes.