La primera dama, María Juliana Ruiz entregó un mensaje a los colombianos sobre la unión en medio de un aislamiento forzado.

“Hoy cuando veo a mis hijos, como a miles de niños y jóvenes en nuestro país, adaptándose, no sin dificultad, pero de una manera ágil y comprometida a nuevos retos, con nuevas responsabilidades, reafirmo que el mundo no está cambiando, el mundo ya cambió”.

Debido a la emergencia sanitaria por el coronavirus, la señora María Juliana invitó a los ciudadanos a unirse y actuar en colectividad.

“Hoy ser consciente del bienestar colectivo no es una virtud de algunos, es un imperativo para todos. Reconocernos como entes sociales llamados a un impacto positivo en nuestras comunidades es cuestión de supervivencia”.

También recordó que en este tiempo de aislamiento forzado, debe existir una conexión en los hogares colombianos.

“La conexión espiritual, frente a la virtual y la física, hace la diferencia porque es la esencia de las relaciones interpersonales. La calidez humana y el afecto, no son reemplazables por la automatización”.

Finalmente, pide que este desafío que enfrenta el país, se convierta en una oportunidad para salvar vidas y ser un ejemplo para el mundo.

“Los escenarios de presión, incertidumbre y expectativa, como los que estamos viviendo sacan lo peor y lo mejor de cada ser humano, contémosle al mundo de qué están hechos los colombianos”, concluye.