El Gobierno nacional incrementará en 53 por ciento la meta de erradicación forzosa de cultivos ilícitos y fijará en 123 mil hectáreas la tarea para 2020.

Ante las dificultades para reanudar la fumigación aérea con glifosato el Gobierno concentrará sus esfuerzos en la erradicación forzosa de los cultivos de coca, tarea encargada principalmente a las Fuerzas Militares.

La meta que en 2019 fue de 80 mil hectáreas erradicadas será fijada en 123 mil para este año.

La suma de 58 mil serán asumidas por el Ejército Nacional y las demás por la Policía y los grupos civiles de erradicación.

Dentro de las nuevas órdenes que tienen los erradicadores está no desgastarse en extensas confrontaciones con las comunidades cocaleras, cuando encuentren oposición los erradicadores serán trasladados rápidamente a otras zonas.

También se incrementara el monitoreo para tratar de disminuir el porcentaje de resiembra que en algunas regiones llega hasta el 20 por ciento.

Simultáneamente el Gobierno sigue ajustando el decreto con las directrices para cumplir las normas que impuso la Corte Constitucional para reactivar las fumigaciones con glifosato.