De la mano de sus dos hijos, la maestra de profesión Beatriz Navas, llegó a Colombia proveniente del estado Zulia, Venezuela, huyendo de la situación política y económica de su país. Y aunque ha encontrado como sobrevivir, denuncia que a ella y a muchos de sus compatriotas, su condición de migrantes los ha expuesto a abusos laborales.

“Nos tocó salir del país por la situación. Si desayunaba, no almorzaba y por eso se aprovechan de uno, porque uno para sobrevivir de cualquier forma acepta el trabajo y acepta el sueldo”, contó la mujer venezolana.

Cifras oficiales dan cuenta que casi 15.000 venezolanos están hoy empleados formalmente en Colombia.

Entretanto, en el año 2017 había 13.000 buscando trabajo y solo este año se han inscrito 16.000 hojas de vida en el servicio público de empleo.

Pero las condiciones de muchos que encuentran una oportunidad, no son las mejores.

En lo corrido del año, se han iniciado 1.601 actuaciones administrativas que han dado pie a cinco procesos sancionatorios por posibles abusos en temas laborales de extranjeros, en especial a venezolanos. Los bajos salarios y la evasión del pago de prestaciones sociales, son las principales quejas.