La Procuraduría llamó a juicio a dos generales retirados y a 11 uniformados vinculados a una investigación por presunto espionaje a periodistas, políticos, y defensores de derechos humanos.

Los primeros oficiales en ser llamados a responder ante las autoridades por los presuntos perfilamientos ilegales hechos desde el Ejercito son el general retirado Luis Felipe Montoya, quien se desempeñó como jefe de operaciones de la institución; y el general retirado Gonzalo Ernesto García Luna, excomandante del Departamento Conjunto de Inteligencia y Contrainteligencia.

Asímismo tendrán que responder en juicio los coroneles Tobías López, Milton Rozo, Hugo Armando Díaz, Juan Esteban Zapata y  Benjamín Ramírez, así como tres mayores, un teniente y dos suboficiales.

El nombre de los 13 uniformados está vinculado con una investigación que adelanta el Ministerio Público que inició tras realizar una inspección en el Batallón de Contrainteligencia de Facatativá (Cundinamarca), donde la entidad detectó una serie de carpetas denominadas como “casos especiales”, en las que se estaría recolectando información sobre periodistas extranjeros y nacionales, políticos e integrantes de organizaciones sociales.

Así quedó consignado en un informe elaborado por la Procuraduría sobre la inspección, el cual será tenido en cuenta en el juicio: “dentro del formato utilizado para la presentación de los ‘casos especiales’, suele contener información personal, familiar y de publicaciones realizadas en redes sociales».

La Procuraduría calificó la falta como “gravísima” al considerar que los uniformados afectaron los derechos fundamentales de las personas espiadas, asímismo, la entidad consideró que se vulneraron los principios de la Ley de Inteligencia.