El Tribunal Administrativo del Magdalena condenó a la Iglesia Pentecostal Unida de Colombia a pagar una indemnización por 25.000 millones de pesos a los familiares de los 33 niños que murieron quemados en un bus en el 2014 en Fundación.

El mecanismo judicial indicó que la millonaria condena deberá ser entregada al fondo para la protección de los derechos colectivos.

Desde allí, se repartirá el dinero entre los familiares de las víctimas, entre ellos 13 menores más que resultaron lesionados por la explosión en Fundación, Magdalena.

 

Mira además: Tres policías resultaron heridos tras detonación de un artefacto explosivo en Arauquita

 

 

En el vehículo tipo bus, se movilizaban 46 menores, pero el automotor no tenía la revisión técnico mecánica al día ni tampoco el Seguro Obligatorio de Accidentes de Tránsito (SOAT).

Por la tragedia de Fundación se responsabilizó al conductor del autobús Jaime Gutiérrez Ospino y al pastor evangélico Manuel Salvador Ibarra.

Este último, contrató el vehículo para una clase de evangelización en la Iglesia Pentecostal Unida de Colombia.

 

Mira también: Revelan primeras imágenes del terrorista que habría dejado carro bomba en batallón de Cúcuta

 

 

Ibarra fue condenado a 11 años de cárcel por el delito de homicidio simple con dolo eventual en concurso homogéneo.

Sin embargo, no logró cumplir su pena porque falleció el pasado 6 de mayo a causa del COVID-19.

El líder religioso repitió en varias ocasiones que todo fue un accidente y nuca hubiera querido que esa tragedia ocurriera, teniendo en cuenta que su hija estaba dentro del bus y también murió aquel 18 de mayo de 2014.

 

Así registró NotiCentro1 CM& en 2019 la captura del conductor del autobus: