Desesperados por el contrabando de cebolla y el paro armado decretado por el EPL, se encuentran miles de cultivadores de éste producto en el Catatumbo, dicen los agricultores que ya no hay nada que hacer pues todo se perdió.

José Ovidio Rodríguez, un campesino de la región sostiene que las pérdidas que deja el paro armado en estos trece días son millonarias, y al problema se suma la importación de cebolla peruana.

“Toda esta pérdida de cebolla que hay es por el paro, no hay quién la compre, los precios están muy malos y ya creo que hay que votarla”, dijo Ovidio Rodríguez.

Por su parte, Elkin Guerrero, cultivador de cebolla dijo que el producto “se perdió, no hay nada que hacer. Que el EPL y el ELN cesen la guerra que nosotros los campesinos no tenemos la culpa de nada”.

Los cultivadores de cebolla ven con tristeza como el paro armado acabó con sus esperanzas y ahora las miles de toneladas de cebolla que ingresan del Perú.

Pablo Elí Sepúlveda, representante de los cultivadores de cebolla, dijo que “la situación de los cebolleros es muy complicada, muy precaria, es una tristeza, una ruina para nosotros y el comercio de Ocaña. Hemos sido víctimas de la importación de cebolla del Perú”.

Publicidad

Entretanto, el alcalde de San Calixto, Yair José Sanguino, hizo un llamado al Gobierno nacional ante la crítica situación humanitaria que vive esa población.

“No ha sido fácil no contamos con los recursos suficientes para atender esta atención humanitaria. Pero es bueno que el país conozca que San Calixto tiene constituidos más de 20 refugios humanitarios”, dijo Sanguino.

La tregua de tres días que dio el grupo ilegal EPL, que mantiene una parálisis total en esa región, finaliza hoy a las seis de la tarde y la orden  es que los comerciantes deben cerrar de nuevo sus establecimientos comerciales.

¿Por qué informarse con el Canal 1?

Recuerde que en el sistema informativo del Canal 1 puede encontrar temas de actualidad sobre las regiones, la política, la economía y los acontecimientos a nivel nacional e internacional.