Con la firme convicción de reunirse con el presidente Iván Duque y sin importar las condiciones del clima o el largo trayecto, las organizaciones indígenas y campesinas abordaron cada vehículo que los llevaría en la travesía desde el coliseo del Pueblo en Cali hasta la capital del Quindío.

Por seis horas la caravana atravesó 270 kilómetros entre cultivos de caña y el aroma a café.

Decenas de espectadores los recibieron durante un breve pero nutrido recorrido en Armenia.

«Nosotros seguimos firmes en esta lucha estamos llegando a Armenia, nos tomaron las placas de los carros, que esto no sea para después criminalizarnos, perseguirnos en nuestros territorios«, dijo el concejero mayor del Cric, Hermes Pete.

La Plaza Bolívar fue el punto de encuentro para 7.000 personas, indígenas del Cauca, Valle, Putumayo, Caldas y Quindío acompañados por los campesinos así como organizaciones sociales quienes expusieron una vez más los motivos de su viaje.

«Queremos sentarnos con el gobierno y exigirle por la violación de los DDHH que hay en los territorios indígenas, las masacres de líderes sociales, queremos que el Gobierno escuche al pueblo colombiano«, afirma el gobernador del cabildo indígena Yanaconas Armenia, Miguel Ángel Marca Palechor.

Publicidad

Según la vocera minga y consejera de la Organización Nacional Indígena, Aida Quicué, «el tema de las garantías que ha hecho este Gobierno por proteger la vida de los indígenas campesinos y sociedad civil, el territorio está en riesgo, no solo el narcotráfico que dice el gobierno sino también las políticas trasnacionales».

Esta noche llegarán al coliseo del municipio de Calarcá, mañana su encuentro será en Ibagué, el sábado no importarán las condiciones de La Línea, la cruzarán para llegar a Cundinamarca en chivas, buses y vehículos particulares a Fusagasugá, luego con sus bastones de mando arribarán a Soacha y finalmente el lunes a Bogotá donde permanecerán alejados de sus territorios ancestrales por el tiempo que sea necesario hasta que el jefe de Estado los escuche.