El Ministerio de Trabajo le metió la mano a las normas de contratación de las petroleras para evitar que los avivatos sigan lucrándose de la intermediación con los trabajadores.