Desde Cartagena la ministra de Justicia, Gloria María Borrero, dejó en firme la decisión de reformar el control disciplinario de las altas cortes. La jefe de esa cartera aseguró que es necesario un proceso que controle a los jueces, que según ella, son juzgados de manera ineficiente.

“Hoy en día el control disciplinario de las altas cortes está en la Comisión de Acusación de la Cámara de Representantes,  entonces vamos a transformar ese proceso, lo vamos a hacer más corto, vamos a adoptar instrumentos para la adecuada investigación de casos y vamos a separar el proceso penal del de indignidad, ósea, vamos a hacer que sea más eficiente para que realmente los magistrados de las altas cortes tengan control disciplinario y penal”, indicó Borrero.  

Explicó además las propuestas que se tienen contempladas para este nuevo control a las altas cortes.

“Hay dos propuestas;  una la del tribunal de aforados y la nuestra la del Gobierno que es aclaración del juicio político y fortalecimiento de lo que hay, porque tenemos limitaciones por la sentencia de la Corte Constitucional de la reforma que se llamó ‘Equilibrio de poderes’”, añadió.

Por otra parte, la ministra dijo que el Gobierno no insistirá en reformar la tutela pese a calificarlo como un tema necesario.

Las declaraciones se dieron durante el Congreso de Derecho Empresarial de la Cámara de Comercio que se realiza en la capital de Bolívar.