Durante una visita a la Comisión Segunda de la Cámara de Representantes, el ministro de Defensa, Guillermo Botero, defendió las bondades del glifosato en la fumigación de cultivos ilícitos; dijo que han aumentado a unas cifras históricas en el país y aseguró que «no ha conocido un mejor herbicida” para esas funciones.

Además, señaló que se podían usar drones para dicho propósito: “tiene una gran capacidad de erradicación, se habla de un potencial de 125 a 150 hectáreas mensuales”.

Sobre los problemas de la erradicación de cultivos ilícitos que inició en el anterior gobierno, el ministro Botero también reveló que hay «una reincidencia de 40 %, mientras que de forma voluntaria hay una tasa de resiembra de casi cero, sin embargo, afirmó que cuesta mucho más y no hay los suficientes recursos».

Finalmente, el jefe de la cartera de Defensa se comprometió con los representantes a la Cámara de las zonas de frontera a aumentar la presencia de la Fuerza Pública, pues se han incrementado los cultivos ilícitos en estas regiones.