La sugerencia de una reportera colombiana de que el Nobel para Santos fue comprado a cambio de una concesión petrolera para Noruega ofendió a su Primera Ministra y avergonzó al presidente en Oslo.