El asesinato de dos venezolanos cuyos cuerpos fueron encontrados en una humilde vivienda en Barranquilla, significan un nuevo drama en la vida de Ángely Pineda.

La mujer el pasado 21 de julio fue arrollada por un taxista cuando con su hijo de dos años salían de su casa.

Casi un mes estuvieron hospitalizados y ahora aún en recuperación, a Ángely le sorprendió que por redes sociales la felicitaran por hacer justicia.

Se referían quienes le escribían sobre la muerte de los dos hombres que eran hijos del taxista que la arrolló.

«Yo en este momento no tengo cabeza para tomar represalias. Yo más que todo estoy en mi recuperación y en la de mi hijo. Yo dije, incluso al salir de UCI, que todo esto se lo dejaba a la justicia de Dios», indicó la mujer arrollada.

Publicidad

Asegura la joven, que nunca volvieron a saber del conductor y que solo supo que recobró la libertad tras el accidente por no tener antecedentes judiciales.

«No sé qué sintió él al momento de agredirnos, yo sé que tengo un Dios grande y maravilloso que hizo un milagro en mi y en mi bebé», manifestó Ángely Pineda.

Asegura la mujer, que lo que vivió siempre lo vio como un accidente y no como un atentado en su contra.

«Como tal asumí que fue un accidente que la justicia investigó el caso y por eso él está libre, porque se comprobó que fue un accidente, que no fue algo intencional. No lo conozco, ni siquiera sé quién es», indicó Pineda.

Luego del accidente, Ángeli está actualmente en silla de ruedas.