A sus 32 años, la santanderana Ana María Cardona, no sólo volvió a vivir, también se convirtió en la primera mujer del país en recibir en su cuerpo un corazón artificial en medio del coronavirus.

“Después de ver que el tratamiento no funcionaba y que todo lo que hacían para compensarme era fallido, la idea era hacerme un trasplante cardíaco, pero preciso me enfermé cuando el COVID-19 apareció, entonces es muy difícil encontrar un donante”, afirmó Ana María.

Por más de 12 horas ocho de los mejores cardiólogos del país y un equipo de especialistas hicieron realidad el milagro de darle un corazón artificial a Ana María. El costo de esta cirugía supera los 500 millones de pesos.

Vea también: Médico sindicalista denuncia graves amenazas en Marinilla, Antioquia

“Se implanta una turbina de alta tecnología conectada su corazón y a su circulación. El corazón de la paciente no se explota, no se extrae, queda en un modo de reposo dentro del cuerpo, pero sin hacer trabajo, el trabajo lo hace la turbina y queda como un modo de respaldo en caso de que haya algún problema”, aseguró el doctor Leonardo Salazar Rojas, director del Programa Ecmo y Corazón Artificial FCV.

Publicidad

Esta exitosa combinación de medicina y tecnología le está ganando la batalla a la muerte por fallas cardíacas y por falta de donantes.

“Ha sido todo un proceso de acostumbrarme a vivir con el aparato. Iniciar con una nueva vida, porque realmente es una nueva vida”, afirmó Ana María.

Le puede interesar: Trump anuncia que pospondría eventos de campaña o serían virtuales

“En Colombia se disminuyó el 53 % en el número de donantes y un 40 % el número de trasplantes y pensamos que esa disminución va a perdurar en el tiempo”, aseguró Antonio Figueredo Moreno, jefe de cirugía cardiovascular de la Fundación Cardiovascular de Colombia.

Mientras se recupera, Ana María ayudará como psicóloga a otros pacientes con las mismas patologías.