Liliana Cardona, la Procuradora delegada para lo penal ante la Corte Suprema de Justicia que le pidió a los magistrados de esa Corporación anular el proceso contra el exmagistrado Jorge Pretelt y que fue desautorizada por el procurador general Fernando Carrillo, está denunciada por fraude procesal, falsedad en documento público y estafa agravada.

Liliana Cardona hizo parte como apoderada del banco en un proceso civil en el que reclamaba la propiedad a favor de la entidad financiera.

María Eucaris López no es la que le debe al banco pero tuvo la mala fortuna de comprarle este predio a un hombre que aún lo debía. Ella ha denunciado los hechos en la Fiscalía desde 2009.

Dice María que los contactos de la ahora procuradora Liliana Cardona no permitieron que el proceso por el inmueble se desarrollara con justicia. Asevera que le pagó a la firma de abogados de Abelardo de la Espriella un millón de pesos según esta consignación pero afirma María que no recibió ningún concepto técnico oficial y que vía telefónica le informaron de la oficina de abogados de De La Espriella, que el momento procesal para reclamar ya había pasado.

Publicidad