Colectivos de mujeres, defensoras de derechos humanos y trabajadoras sexuales realizaron una protesta en Medellín para rechazar los feminicidios y violencia de género.

Una tela de 20 metros que simboliza la mancha de sangre y violencia que han sufrido las mujeres en Medellín, fue el escenario de la protesta en el centro se la ciudad.

Las trabajadoras sexuales denuncian ser las más vulnerables por el peligro al que son expuestas en su actividad como María Delia Flórez, a quien un cliente estuvo a punto se asesinarla.

“Me tienes que hacer de todo o si no te agarró a puñaladas aquí y te dejo muerta aquí y no te voy a pagar ni un solo peso, me dijo el tipo y yo estaba que me moría de miedo allá en esa habitación”, contó la trabajadora sexual.

Los casos de feminicidio y violencia contra la mujer también se dan en el marco del conflicto armado y en muchos casos no son incluidas cómo víctimas.

Marilúz López, una de las víctimas de violencia de género, dijo que “por parte de paramilitares, tengo huellas en mi mano donde me cortaron en Tarazá y no hay memoria histórica registrada de ello. Hay memoria histórica de la población LGBT, de la población afro y de la población indígena, pero no hay nada de la mujer trabajadora sexual”.

Las cifras de muertes violentas por condición de género en Medellín  son significativas

Publicidad

Melisa Toro, directora de Guerreras del Centro, explicó que “en el 2018, hay una cifra de 41 homicidios en donde el 56 % fueron feminicidios, es decir, que encontraron la muerte por el simple hecho de ser mujer. Asimismo, en el 2017 hay 60 homicidios en donde el 76 % fueron feminicidios”.

La protesta se hizo previa a la conmemoración del Día de la Mujer, para pedir que los crímenes no queden impunes.