La Fundación ModoRosa le rindió homenaje a la mujer a través de un grupo de ellas, quienes están en tratamiento de cáncer de mama, y con sus cabezas artísticamente intervenidas con henna demuestran que la mujer es mucho más que pelo y que su belleza es el reflejo de su alma y corazón.

María Clara Sánchez, fotógrafa y paciente indicó que existen “guerreras que estamos sin pelo, y hacemos que nuestras cabezas sean un lienzo y a pesar que no tenemos cabello somos mujeres hermosas. Que el alma se nos sale por los ojos, por la respiración, por la boca con nuestras palabras».

Posaron hermosas, llenas de alegría y esperanza.

«A pesar de las adversidades por las que estemos pasando, seguimos vivas y somos mujeres y somos muy valiosas», agregó Sánchez.

Ellas están seguras de que la pérdida del pelo no las hace menos mujeres, que su feminidad está intacta y así quedaron en las fotos.