La Superintendencia de Industria y Comercio impuso una multa por $ 6.600 millones a Claro, ETB, Movistar y Tigo–Une por deficiencias en la prestación del servicio de Internet banda ancha en el hogar. 

Los operadores deberán pagar sanciones millonarias por graves irregularidades en el servicio, así lo demostraron las pruebas técnicas que se realizaron entre 2015 – 2016.

Fabio Restrepo, director de Protección de Usuarios de Servicios de Comunicaciones de la SIC, indicó que las multas que superan los $ 6.600 millones también obedecen a que los operadores no entregan lo que ofrecen a los usuarios, ni informan las limitaciones que tienen los servicios que prestan.  

La Superintendencia encontró “que los usuarios solo disfrutaban, en algunos casos, de la mitad de la velocidad de navegación ofrecida si se conectaban a través de la red wifi”.