Celeste estuvo 48 horas en una clínica del sur de Cali, después de recibir una bala perdida en su cabeza, pero murió en las últimas horas pese a los múltiples esfuerzos médicos por salvarle la vida a la pequeña de tan solo un año.

“Conocer la muerte de Celeste no solamente entristece al pueblo de Cali, sino que nos convoca a que exista justicia, habíamos orientado una recompensa a quien brinde información que posibilite capturar a este falso barrista, a este delincuente que acciona el arma contra otras personas y provoca la herida que al final significó la muerte de la niña”, manifestó el alcalde de esta ciudad, Jorge Iván Ospina.

Las autoridades adelantaron un Consejo de Seguridad y revelaron que ya tienen un primer sospechoso.

“Hemos avanzado mucho con la investigación, ya tenemos la orden de captura, vamos a materializarla dentro de muy poco”, dijo el general Juan Carlos Rodríguez, comandante de la Policía Metropolitana de Cali.

La menor se encontraba en compañía de sus padres en un parque cuando se produjo el enfrentamiento entre los aficionados por un grafiti alusivo a uno de los equipos. La zona fue intervenida por la Policía.

Publicidad

“La bala no importa del color que sea, hay que respetar la vida del ser humano, por más violencia que haya, la vida del ser humano no se recupera”, señaló Olga Mahecha, abuela de la niña.

La Alcaldía de Cali, a través de la Secretaría de Bienestar Social, se encargará de costear todas las honras fúnebres y acompañará de manera psicosocial a la familia de la menor.