Aquilino Botero, de 84 años, y su esposa Teresa Botero, de 82, se casaron hace 66 años en la Unión, Antioquia, desde entonces jamás se habían separado.

Pero hace un par de semanas ambos resultaron contagiados por COVID-19 y fueron trasladados a la UCI de un hospital, pero el virus los venció.

Aquilino murió a las 9 de la noche y su esposa 1 hora después.

Vea también: Agreden a agentes de tránsito con golpes y ladrillo en mano en Barrancabermeja

Aquilino y Teresa tuvieron 12 hijos, siete nietos y dos bisnietos, hoy esta familia sufre las consecuencias del agresivo virus.

Estaban en lista prioritaria para recibir la vacuna contra el COVID-19 en los próximos días, pero la muerte se los llevó, juntos, como permanecieron 6 décadas inseparables.