Una niña de 11 años fue la única sobreviviente a una riña familiar en la que su padrastro mató a su mamá y luego se suicidó.

El aberrante caso sucedió en el municipio de San Alberto, Cesar, este fin de semana.

Según relató la testigo, todo empezó con una discusión al interior de la vivienda entre Érika López, de 30 años, y su esposo Ramiro Zambrano, de 51 años.

El padrastro de la niña en un ataque de ira le propinó a su esposa tres puñaladas; una en el cuello y la otra en el costado izquierdo del tórax. La mujer murió casi al instante.

Luego, el hombre, que era mariachi en su pueblo, apuñaló a la menor por la espalda; también al lado izquierdo del tórax y en la espalda.

Sin embargo, la niña pudo huir de su casa para poner en aviso a las autoridades de lo que estaba sucediendo con su padrastro.

Publicidad

Tras asesinar a su esposa, el responsable se suicidó con un arma de fuego, según recopiló el diario El Pilón.

Las autoridades informaron que la menor también falleció después de que fuera intervenida quirúrgicamente.