El pequeño Samir estuvo hospitalizado 52 días y sufrió quemaduras de tercer grado en diferentes partes del cuerpo, al caer una guaya energizada en la vía pública del barrio Rebolo de Barranquilla.

El menor trató de protegerse pero fue alcanzado por la guaya que aún arrojaba chispas.

Lea también: Instantánea reacción: escolta neutralizó con varios balazos a presunto fletero en Medellín

«El niño iba a comprar un hielo cuando detrás de él cae la guaya, intenta devolverse porque esta no lo dejaba pasar. La guaya lo arrinconó frente a una casa’’, indicó la madre del niño, Olinda Albino.

Como pudieron, los vecinos ayudaron al menor que ya estaba inconsciente en el suelo. A Samir lo dieron por muerto y fue sometido a varias intervenciones quirúrgicas.

Lea también: (Video) Pidió un préstamo para reactivar su economía y lo atracaron llegando a su casa

«Los vecinos fueron los que corrieron con palas y escobas y le quitaron la guaya, lo llevaron hasta el Hospital General de Barranquilla en donde le prestaron sus primeros auxilios», aseguró la madre del menor.

Publicidad

Lo más preocupante para la familia del niño es que la empresa Electricaribe no ha respondido, pese a las lesiones que el pequeño sufrió en más del 50 % de su cuerpo.

«Sufrió quemaduras de tercer grado en su brazo y piernas. El ahora mismo dice que siente fogaje en su cuerpo’’, agregó Albino.

Líderes comunales aseguran que el caso de Samir no es el único de los últimos cinco meses en Rebolo.

«En época de pandemia me ha tocado atender cinco casos graves sobre este tipo de problemas eléctricos», manifestó el líder comunal, Jorge Niño.

La compañía de energía no ha emitido ningún pronunciamiento sobre este nuevo hecho.