En un centro médico permanece recluido el menor que resultó con graves afectaciones en su pecho tras caminar por un pastizal y ser impactado por una onda explosiva de un elemento improvisado.

Frente a este hecho el ejército dijo que el día 30 de enero del 2022, se conoció sobre la afectación por un artefacto explosivo improvisado a un niño indígena de la etnia Jiw en la vereda El Barrancón, al parecer en inmediaciones de una unidad militar.

Te puede interesar: Virólogo predice que “tataranietos seguirán vacunándose contra el COVID-19”

Asimismo, que se adelantaron las verificaciones y controles pertinentes para evaluar si en las instalaciones del Batallón de Instrucción, Entrenamiento y Rentrenamiento N.°22 se había realizado en los últimos días alguna destrucción controlada de artefactos explosivos.

A través de dicha verificación, el Ejército determinó la “no realización de estas actividades en las unidades militares o su periferia“.

Mira también: Moderna inicia pruebas en humanos con su vacuna experimental contra el VIH

De igual forma, el Ejército Nacional anunció que permanece atento a los resultados de la investigación que actualmente adelanta la Fiscalía en el Guaviare.