A un hospital en el oriente de Cali llegó un niño de nueve años que sufrió quemaduras de segundo grado en su pierna derecha por la mala manipulación de pólvora.

«Dicen los padres que el niño salió a comprar algo de comer con tres mil pesos, pero compró fue pólvora, anduvo en su bicicleta, corrió y lamentablemente se le quemó la pólvora causándole daños en su pierna derecha en el anterior del muslo con un diámetro de 20 y 14 centímetros», dijo Carlos Eduardo Arizabaleta, gerente en la red de salud Suroriente.

El menor ya fue dado de alta, sin embargo, las autoridades encienden sus alertas teniendo en cuenta que el año pasado hubo un incremento en el número de personas lesionadas por el uso de la pirotecnia.

«El año pasado tuvimos 43, la mayoría de ellos adultos de 21 años, un 10 % más que el año 2018, cuatro personas más, 9 menores de doce años, cuatro personas con pérdidas de falanges, lesiones en las manos», explicó Miyerlandi Torres, secretaria de Salud de Cali.

Publicidad

Durante esta madrugada hubo alborada por toda la ciudad; hasta ahora solo 21 de los 42 municipios del Valle se acogieron al decreto departamental para restringir la venta y uso de estos elementos.

«A nuestros alcaldes que siempre nos acompañan por el bienestar de los ciudadanos les recordamos el decreto que hemos expedidos para proteger del uso inadecuado de la pólvora», insistió la gobernadora del Valle, Clara Luz Roldán.

En 2019 hubo 88 quemados con pólvora en el Valle del Cauca, de los cuales 26 fueron menores de edad.