2500 niños de tres corregimientos en un municipio de Antioquia no tienen donde estudiar por las fuertes lluvias y para llegar a lo poco que queda de sus escuelas tienen que atravesar peligrosas corrientes.

Uno encima de otro, así es la peligrosa maniobra que hacen los niños para llegar a sus escuelas en San Pedro de Urabá. Dicen que la única opción que tienen es desafiar la corriente, pero su vida está en riesgo.

Le puede interesar: Gobierno logró acuerdo para bajar tarifas de energía: ¿Cómo será la estrategia?

“Institución educativa, Las Pavas, Pueblito y Tres Esquinas, esperamos poderle dar otro sitio”, confirmó Leyda Ortega, alcaldesa San Pedro de Urabá.

Además de los tres colegios que no cuentan con las condiciones de recibir a los menores, tres puentes colapsaron, decenas de cultivos de maíz fueron arrasados por el agua y muchas familias no tienen como salir a trabajar.

“Aproximadamente movemos en esas comunidades, más de 4000 personas, son las zonas productivas del municipio, se pierde allá arroz, maíz, cacao”, aseveró Leyda Ortega, alcaldesa San Pedro de Urabá.

La alcaldesa elevó un llamado de urgencia que permita reubicar a los niños en un lugar digno y que cuente con las garantías de seguridad.