La designada ministra de ambiente, Susana Muhamad, dio su primera declaración a Noticentro 1 CM&, donde expresó que en el gobierno del presidente electo Gustavo Petro, se le dirá no al fracking y al uso del glifosato entro otros temas.

Susana Muahamad, exsecretaria de Ambiente de Bogotá, concejala, politóloga y ambientalista, llegó hoy a liderar en empalme con el gobierno saliente del presidente Duque, para recibir su nuevo cargo: Ministra de Ambiente.

Le puede interesar: Cocaleros, listos para sustituir sus cultivos

“Me siento muy honrada y muy contenta de poder ser parte del gobierno del cambio, el primer gobierno progresista de Colombia”, expresó la futura ministra.

En diálogo con este Noticentro, habló sobre diferentes temas de interés general como el fracking, el glifosato, los plásticos de un solo uso, entre otros.

Esto fue lo que dijo sobre cada uno de los temas de interés para el ministerio de Ambiente.

Fracking: “Hay que frenar los pilotos de fracking y buscar la prohibición del fracking en el Congreso de la República”.

Glifosato: “Vamos a hacer un acuerdo con las comunidades, sustitución de cultivos ilícitos, no envenenamiento de los suelos y las aguas con glifosato”.

Plásticos: “Hay que prohibir los plásticos de un solo uso, y empezar a hacer transición de materiales”.

Petróleo: “Transición energética, acelerarla y mientras tanto hacerlo de forma responsable”.

Humedales: “Hay que fortalecer la gobernancia ambiental sobre los humedales y trabajar de la mano de las corporaciones para su protección”

Ríos: “Tenemos que tener un plan de reforestación de las cuencas altas para disminuir la sedimentación en los grandes ríos de Colombia y asegurar agua potable”.

La Mojana: “Tenemos que hacer procesos de concertación con las comunidades y restituir el equilibrio de la Mojana, como sistema de inundación, sin seguir secando las ciénagas para otras actividades productivas”.

Líderes ambientales: “Necesitamos enfoque de derechos humanos en relación con las organizaciones sociales, bajar el conflicto que el mismo gobierno produce en los territorios y trabajar en un plan de protección de los líderes y ratificar en el Congreso el Acuerdo de Escazú”.