El notario tercero de Montería admitió ante un juez de garantías su responsabilidad en la expedición de 59 escrituras a través de las cuales el Fondo Ganadero de Córdoba despojó de su tierra a familias campesinas para entregarla a los miembros del clan Castaño.