Los promotores del paro convocaron para el miércoles a la segunda huelga general en menos de una semana contra el gobierno de Iván Duque, que pese a su oferta de diálogo no logra desactivar el descontento social que ya cobró víctimas mortales.

«Hoy tendremos movilizaciones, cacerolazo al mediodía y un velatón», anunció Diógenes Orjuela, presidente de la Central Unitaria de Trabajadores, uno de los sindicatos más poderosos.

Miles de personas se manifiestan a diario y hacen sonar cacerolas desde el pasado jueves, cuando una primera protesta derivó en la mayor movilización que haya enfrentado gobierno alguno desde finales de los setenta.

En medio de una protesta murió un estudiante de 18 años herido el pasado sábado por el Esmad. El caso de Dilan Cruz, encendió más el rechazo entre el movimiento estudiantil, que ahora pide la disolución del Esmad.

Es en «contra de toda la violencia del Estado que hemos venido sufriendo. Volvemos a llamar al paro para que esto tome más fuerza porque los estudiantes no queremos seguir siendo asesinados», dijo Angie Cagua, una universitaria de 25 años.

En Medellín hubo dos concentraciones masivas sin presencia del Esmad. Y en Bogotá estallaron choques con esa fuerza antidisturbios en las afueras de la Universidad Nacional.

En su mayoría pacíficas, las protestas han dejado sin embargo cuatro muertos, unos 500 heridos entre civiles, policías y militares, además de 172 detenidos y 60 venezolanos expulsados por «actos vandálicos».

Este martes un policía quedó gravemente herido con «un artefacto explosivo no convencional» durante una manifestación en Neiva, según información oficial.

Diálogo en veremos

Los líderes de la protesta no confirmaron si continuarán en las conversaciones ante la insistencia de Duque de ampliar el diálogo a sectores que no se están movilizando.

Este martes presentaron una plataforma de 13 pedidos que van desde el retiro de una reforma tributaria hasta el compromiso de no privatizar bienes estatales, pasando por desactivar supuestas iniciativas para flexibilizar el mercado laboral y las pensiones.

El «diálogo social» se desarrollará hasta el 15 de marzo a nivel nacional y regional para hablar de lucha anticorrupción, desempleo, «crecimiento económico con equidad», educación, fortalecimiento de instituciones, paz y medio ambiente.

«Cuando quieran ellos sentarse en cualquiera de las mesas temáticas para esos ejes temáticos, por supuesto que están siempre bienvenidos», dijo la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez.

Al final, se buscará consolidar un paquete legislativo, iniciativas de políticas públicas y que las inquietudes sean incluidas en los planes de desarrollo de los alcaldes que asumen en enero.