La presidenta de la Asociación Colombiana de Salud Pública, Dionne Cruz afirmó que la nueva orientación de la política antidrogas, anunciada esta semana por EE. UU., privilegia la salud, el medio ambiente y la implementación de la paz.

La dirigente destacó el viraje en estrategia que dio a conocer el pasado lunes la Oficina para el Control de Drogas de la Casa Blanca, al considerar que: “La nueva política antidrogas de los EE. UU. nos aleja de los riesgos del uso del glifosato, una sustancia considerada cancerígena, altamente lesiva sobre la salud humana, animal y ambiental, contaminante de fuentes hídricas y de los suelos fundamentales para la actividad agropecuaria”.

 

Lea más: Día sin IVA: no se exigirá carné de vacunación y Transmilenio operará hasta la media noche

 

Al ser consultada sobre el hecho de que no se mencionen las fumigaciones con glifosato, Cruz estimó que el anuncio de EE. UU. “nos centra en las verdaderas prioridades, reducir la demanda, concentrándonos en la prevención, en el control de las adicciones y en la regulación de los mercados, en segundo lugar en la implementación cabal de los acuerdos de paz”.

Y sobre los temas de seguridad y desarrollo regional para los territorios afectados por el narcotráfico, consideró que es un acierto la nueva estrategia porque se centra en el “desarrollo rural integral y solución al problema de las drogas ilícitas. Protección y garantías de seguridad a nuestros líderes y lideresas sociales en los territorios y cuidado ambiental, protección de los ecosistemas y detener, de una vez por todas, la deforestación”.