Con la identificación del cuerpo de un patrullero entre los restos de una fosa común arrancó una nueva era de la investigación judicial en Colombia, basada en el ADN, que promete dejar atrás la que se enfocaba en la búsqueda de huellas digitales.