Dos embarcaciones programadas para arribar en las próximas 72 horas al Puerto de Barranquilla deberán ser desviadas a Cartagena.

Para el gerente del Puerto, el capitán Germán Escobar, la infraestructura del terminal está colapsada con un canal de acceso de 8 metros, consecuencia de la alta sedimentación, afectando la competitividad, pues embarcaciones de gran calado no pueden llegar al Puerto local.

«Nosotros hemos venido presenciando una desmejora importante en el canal de acceso. Más que todo en Bocas de Ceniza, en donde hemos visto que en la última semana se ha reducido el calado operativo como los hemos venido viendo en 1.40 metros. Esto es preocupante. Esto creo que no lo hemos experimentado anteriormente», explicó Escobar.

“Si en la batimetría de hoy o mañana nos sale definitivamente que el bajo se consolida, y que hay menos profundidad, nos tocará bajar el calado a 7 o 6.5. ¿Qué buque entra con 6.5 a Barranquilla?, ninguno porque ya no se vuelve competitivo. Prefiero mandarlo a otro puerto. Entonces nosotros hasta donde nos permita físicamente el paso de un buque lo haremos. Si esa seguridad se ve afectada, definitivamente no entrará buque aquí a Barranquilla”, añadió.

Asimismo, el capitán indicó que “en menos de ocho días pasamos de tener profundidades de 9.4 metros de calado, a 8, un impacto grandísimo”.

Por su parte, el gerente del Puerto de Barranquilla, René Puche, aseguró que «se ha venido deteriorando la profundidad, lo cual hace aún más evidente el trabajo que ya no están prestando los tajamares. Eso es lo que está haciendo que tengamos un canal operativo de 8 metros. Es bastante preocupante porque se ha venido cerrando de una manera muy rápida el canal de acceso».

En lo corrido del año, ya son siete las embarcaciones que han sido desviadas a puertos vecinos por los problemas de calado en el canal de acceso al Puerto de Barranquilla.