María de la Cruz Rueda León fue desplazada de sus tierras en Primavera, Vichada, el pasado 2 de marzo. El grupo paramilitar llegó por la noche a su casa y fue obligada a salir de su terreno, tras ser amenazada de muerte.

Ella está en Bogotá porque no le recibieron la denuncia en Vichada contra los autores del despojo en su contra, quienes previamente le habían dicho que tenía que vender las 600 hectáreas de su finca en 50 millones de pesos.

Para la abogada Jhenifer Mojica, el caso de María puede ser el primer desplazamiento de la Ley Zidres, que ya fue aprobada en el Congreso y está demandada ante la Corte Constitucional.

Mojica afirma que “en las regiones donde se ha anticipado la creación de estas zonas de compradores, de personas que están haciendo ya mercado de tierras, identificación de baldíos y desplazamiento forzado y despojos”.

Publicidad

La jurista le pide a las autoridades que atiendan la denuncia de María de la Cruz Rueda sobre la expansión de grupos paramilitares para intimidar a los campesinos de Vichada que se oponen a la Ley Zidres.

“La institucionalidad no está lista para dar protección ni medidas de seguridad a las víctimas”, afirma Mojica.

Las víctimas del despojo le pedirán al Dalai Lama, a quien consideran su líder espiritual, un pronunciamiento para la protección de esta integrante de su secta en Colombia.